MADRID CIUDAD DE LAS MUJERES

Posted by on Sep 16, 2016 in Blog

bellas-artes

Madrid, ciudad de las mujeres, nace de la Universidad Complutense de Madrid a través del proyecto europeo Divercity, desarrollado también en otras ciudades como París, Budapest, Lisboa, Helsinki o Viena. El objetivo común es trazar puentes pedagógicos entre la diversidad, la ciudad y el museo. En el caso de Madrid se ha llevado a cabo una cartografía participativa de las experiencias de las mujeres en la ciudad. Es un proyecto colaborativo que pretende devolver el protagonismo histórico, social, económico y cultural a las mujeres a través de narrativas vitales que enlazan pasados y presentes de mujeres en Madrid.

Realizando un itinerario por distintos puntos emblemáticos de la ciudad, iremos descubriendo una serie de historias en las que las mujeres son las protagonistas. Recordaremos el primer Lyceum Club Femenino de España, que se abrió allá por 1926 en la Casa de las 7 Chimeneas, y desde el que se dieron los primeros pasos para suprimir la ley que supeditaba la mujer a su marido; pasaremos por Gran Vía rememorando aquel trabajo de telefonistas, para llegar a Callao y escuchar la historia de Mari Luz Nájera, asesinada en 1977 por la policía cuando formaba parte de una manifestación en protesta por la muerte de Arturo Ruiz. Bajando hasta la Puerta del Sol escucharemos a la emblemática estatua y símbolo de Madrid contarnos por qué es una Osa, y no un Oso, como han intentado hacernos creer. Y repasaremos algunos nombres de artistas que nunca han sido reconocidas por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, como Maruja Mayo, o Delhi Tejero. Hay muchas más historias; historias, algunas, con nombres y apellidos, como la de Teresa Montalvo o la de Baldomera Larra, otras más generales como la de las monjas del Monasterio de las Descalzas o las lavanderas que trabajaban en la Rivera del Manzanares. También historias de asesinatos machistas, y otras más pintorescas, como la de la primera suicida del viaducto que, habiéndose arrojado por desamor y salvándose de una muerte segura gracias a que su vestido en forma acampanada le hizo las veces de paracaídas, acabó muriendo en el parto de su decimocuarto hijo, que tuvo con el hombre por el que se había intentado suicidar.

Pero el proyecto se va a seguir nutriendo de historias, pasadas y presentes, en las que La Comunal seguirá poniendo su granito de arena; porque la Ciudad de las Mujeres se abre como un abanico para mostrar la presencia de las mujeres como motor de expresión, creatividad y actividad de la ciudad.